Hace ya una semana que  cumplí un deseo muy especial, asistir a un Workshop de Mara Saiz  Photography. Y no solo asistir al workshop, sino conocerla a ella, a Mara Saiz.

No me defraudó.

 

retalesdeazar_adela_zarcero_Workshop_Mara_Saiz

 

Los que me conocéis sabéis que desde que la fotografía forma parte de mi vida, es habitual  que haga  cursos y  viajes relacionados con ella. Me gusta, y es mi modo de aprender y mejorar en este hobbie que tanto me aporta.

Pero este curso, este workshop era  diferente. Llevo años siguiéndola, y su trabajo me parece muy especial.  Especial por cómo capta a las mujeres. Sus emociones, su vulnerabilidad,  su fragilidad…. Y lo hace sin agredir, sin que duela, pero consiguiendo que empatices, que lo sientas….porque sus fotos te cuentan cosas.

Es una maravillosa retratista de mujeres.

 

retalesdeazar_adela_zarcero_Workshop_Mara_Saiz-2retalesdeazar_adela_zarcero_Workshop_Mara_Saiz-4

 

En todas sus fotografías se aprecia un gusto exquisito. Lo cuida todo al mínimo detalle. La composición, el vestuario, el entorno. Nada queda al azar. Nada, excepto la emoción, que fluye inevitablemente.

 

retalesdeazar_adela_zarcero_Workshop_Mara_Saiz-3

Cuando vas a este tipo de cursos, puedes volver decepcionado. La mayoría de las veces  por las expectativas que nos creamos y la facilidad que tenemos en general, para idolatrar a la personas. Por las redes es muy fácil venderse, hacerlo todo bonito, pero luego, en el tú a tú….a veces parte de esa magia se pierde.

Con Mara no fue así. Ya en los días previos al curso, con sus mails, percibes que va a ser distinto.

Nos recibió a todos, dirigiéndose  a cada uno de nosotros  por nuestro nombre, con una preciosa sonrisa y un abrazo. Consiguió que desde el minuto uno, todos, nos sintiéramos cómodos, entre amigos.

Si algo hizo más especial este workshop, fue ella, su persona. Su  trabajo ya sabíamos que lo era,  pero comprobar que ella es así, tal cual se muestra por las redes, tal y como muestra su trabajo… su sensibilidad, su sinceridad, su generosidad a la hora de contarlo y explicarlo todo.

Me emocioné oyéndola hablar, y disfruté tanto en la presentación como en el taller propiamente dicho. Para mí, esa exposición personal, le dió doble valor al workshop. Lo hizo auténtico.

 

retalesdeazar_adela_zarcero_Workshop_Mara_Saiz-9

 

Por su puesto no puedo olvidarme de su modo de editar. Es especial. Y ahora que la he visto en acción, puedo afirmarlo. Convierte una fotografía, preciosa ya de por sí, en algo único, en una obra de arte, en un lienzo.

 

retalesdeazar_adela_zarcero_Workshop_Mara_Saiz-5

retalesdeazar_adela_zarcero_Workshop_Mara_Saiz-7

Como no podía ser de otro modo, el taller de fotografía se desarrolló en un entorno maravilloso, todo cuidado al mínimo detalle. La localización en el Jardín Botánico, el vestuario, las modelos elegidas, Cindy Vanderpoel y Otilia Saramet; preciosas y con una profesionalidad que facilitaba el trabajo. Todo era perfecto.

Si añadimos la camaradería entre los que asistíamos al curso y ella, Mara,  haciéndolo todo fácil. ¿Qué más se puede pedir?

Como podréis imaginar, era imposible que no salieran fotos bonitas. Así es que aquí os dejo algunas de las que pude tomar en el taller, sin aplicar lo aprendido en la edición, para eso hace falta práctica, pero igualmente especiales porque trasmiten todo lo que vivimos esa sábado 24 de Septiembre. Un día que ya forma parte de mis retales.

Espero que os gusten.

 

retalesdeazar_adela_zarcero_Workshop_Mara_Saiz-10

 

retalesdeazar_adela_zarcero_Workshop_Mara_Saiz-12