Un año ya…hace ya un año que acompañé a esta fantástica pareja en el que recuerdo como uno de los días más emotivos que he vivido con mi cámara.

Hace un año exactamente, a estas horas más o menos, llegaba a casa exhausta y feliz por todo lo que los novios y su familia me habían dado ese día. Es tan bonito poder captar la alegría, la complicidad, las emociones..

Hoy, 17 de  marzo hace un año que Laura y Rafa se dieron el sí quiero ante sus familiares.

 

 

 

Fui una privilegiada, y no solo porque me pidieran que les acompañara con mi cámara, sino porque gracias a ello fui la única testigo, fuera de la familia, de aquel emotivo día.

Querían un boda familiar, muy intima, solo con los más cercanos. Y así lo hicieron. Ellos volcados en los suyos, y los suyos volcados en ellos. Emoción y alegría desde el primer minuto del día.

 

 

 

 

 

Tuvieron su ritual, porque son de mar, de arena, porque así lo quisieron, porque era su día. Estrellas de mar, conchas y arena como no podía ser de otro modo. Y los que les conocemos, lo entendimos todo.

Y nos emocionamos con las palabras que les dedicaron, con las lágrimas contenidas, con las miradas cómplices.

Después celebramos y reímos. Sin duda disfrutamos. Porque si algo tiene esta familia es alegría, una alegría que contagia y que hizo que un día que de por sí ya es especial, lo fuera mucho más.

 

 

 

 

Hoy quería felicitarles de una manera especial, con imágenes. Porque las imágenes nos ayudan a recordar con más claridad e intensidad los momentos vividos, y sin darnos cuenta, nos hacen sonreir. Hoy quería felicitarles haciéndoles esbozar una sonrisa.

¡Espero conseguirlo!